Marruecos,
un país de sorpresas

¿Cuál es la primera imagen que te viene en mente al pensar en Marruecos? Quizá sean los zocos de sus ciudades, la arquitectura islámica o los bellos colores de los tapices bereberes. Pero no caigas en la tentación de imaginarte un país anclado en Las mil y una noches. Marruecos es un país del siglo XXI, con ciudades donde hay vida fuera de las medinas. En sus increíbles paisajes de mar, montaña y desierto podrás practicar un sinfín de actividades de ocio y disfrutar de una experiencia cultural única. Si estás pensando en viajar a Marruecos, en este artículo te descubriremos sus principales atractivos.

Las ciudades imperiales de Marruecos

La plaza Jeema el Fna de Marrakech es un símbolo de la ciudad

La plaza Jeema el Fna de Marrakech es un símbolo de la ciudad

Rabat, la capital contemporánea

Aunque Rabat es la capital de Marruecos desde hace más de un siglo, en el imaginario colectivo es una “capital administrativa” que aún debe ganarse su tradición. Pero no te dejes vencer por los prejuicios. Rabat tiene monumentos impresionantes, como la bella Torre Hassan y algo de lo que sus tres predecesoras carecen: el mar.

Meknés, la ciudad revelación

La puerta Bab al Mansour de Meknés es de las más bellas del mundo

La puerta Bab al Mansour de Meknés es de las más bellas del mundo

 

En el siglo XVIII, Meknés fue capital durante poco más de 50 años, pero le bastaron para llenarse de bellos monumentos. Al ser la más pequeña de todas, en ella se respira un ambiente mucho más relajado. El símbolo de Meknés es la puerta Bab Mansour, una de las más bonitas del mundo.  Además, esta ciudad es un punto de partida ideal para visitar el magnífico yacimiento romano de Volúbilis.

Vista panorámica de Fez

Vista panorámica de Fez

Fez, el alma espiritual de Marruecos

Cuando visites la medina de Fez, sube a las azoteas para contemplar a vista de pájaro su laberíntico trazado. Famosa por las curtidurías y la artesanía del azulejo, aquí no hay espacio para los coches, pero aún es posible cruzarse con mulas cargadas de mercancías. No es raro que provoquen algún atasco delante de monumentos como la Madraza Bou Inania o la biblioteca Al Qarawiyyīn, la más antigua del mundo aún en activo.

Para descubrir la medina de Fez, te proponemos una visita guiada combinada con una ruta gastronómica que te permitirá saborear algunas de las delicias de la gastronomía marroquí.

Y como alojamiento, el céntrico Riad Laaroussa es ideal para ti. Este elegante palacio del siglo XVII cuenta con un spa exclusivo en el que disfrutarás de la tradición de los hamman.

También puedes aprovechar tu estancia en Fez para visitar Chefchauen, una ciudad con mucha historia y con una medina de tonos azules que te enamorará.

Marrakech, la ciudad imprescindible

El spa del Riad La Sultana de Marrakech

El spa del Riad La Sultana de Marrakech

 

Siglos de tradición cultural, un pasado bohemio durante la época del protectorado francés y la fascinación que despierta “la ciudad Roja”, la han convertido en la ciudad más turística de Marruecos.

Ver el atardecer sobre la plaza Jeema el Fna saboreando un té a la menta es un bello espectáculo. La laberíntica medina de Marrakech y sus zocos pondrán a prueba tu paciencia, pero solo por ver monumentos tan bellos como la Madraza Ben Youssef ya vale la pena. Fuera de sus límites te espera la cara más moderna de la ciudad, con los bellos tonos azules del Palacio y los Jardines Majorelle de Yves St. Laurent.

Para disfrutar de Marrakech con otra mirada, te proponemos varias actividades especiales, como subir a un globo aerostático para ver la ciudad desde el cielo o una ruta en sidecar por su medina, en la que guías expertos te llevarán a lugares que solo conocen los autóctonos.

Para relajarte después de pasear por esta ciudad vibrante e intensa, el Riad La Sultana de Marrakech será tu oasis de lujo y tranquilidad en Marrakech.

El Alto Atlas y los poblados bereberes

La Kashbah Tamadot es el alojamiento más exclusivo del Atlas

La Kashbah Tamadot es el alojamiento más exclusivo del Atlas

La silueta inconfundible del imponente monte Toubkal es una de las imágenes más emblemáticas de la cordillera del Atlas.

Aquí te sorprenderá descubrir la vida de los pequeños pueblos bereberes, en condiciones durísimas, pero siempre en conexión con el entorno y la tradición. Además de sus costumbres, también podrás descubrir los secretos del argán, el oro bereber, y aprender cómo se elabora y sus propiedades.

Las habitaciones de la Kasbah Tamadot evocan a las de un palacio

Las habitaciones de la Kasbah Tamadot evocan a las de un palacio

Si buscas un alojamiento de primera categoría, la Kasbah Tamadot es el lugar ideal para ti. Este magnífico y lujoso hotel fue adquirido por Richard Branson en 1998 y sus vistas son alucinantes.

Las kasbahs del sur y Ouarzazate, paisajes de cine

Atrás queda el Atlas y ahora todo se vuelve rojo. Solo pequeños pueblos cerca de los oasis de palmeras salpican un territorio árido, en el que se preservan un millar de ciudadelas históricas: las kasbahs o alcazabas.

En el sur de Marruecos se concentran un millar de kasbahs

En el sur de Marruecos se concentran un millar de kasbahs

La más famosa es la kasbah de Aït Ben Haddou, una maravilla Patrimonio de la Humanidad. Su belleza y magnífico estado de conservación la han convertido en escenario de Gladiator o incluso Juego de Tronos. Precisamente Ouarzazate es conocida como “el Hollywood de Marruecos” y en ella encontrarás los mayores estudios de cine del mundo y un museo dedicado al séptimo arte.

En Ouarzazate tampoco te puedes perder la kasbah Taourirt, una antigua residencia del pachá de Marrakech del siglo XVII, que te fascinará por sus laberínticas estancias. Otra kasbah por la que pasó incluso el agente 007 es la kasbah de Tamdakht, cuyas ruinas están rodeadas de un paisaje impresionante. Cerca de Ouarzazate, Kelaa Magouna es famosa por ser el centro de producción por excelencia de la rosa damasquina y por su festival de las rosas.

La carretera de las Gargantas de Dadés ofrece vistas impresionantes

Al llegar a las Gargantas del Dadés, el tono rojizo y las espectaculares formaciones rocosas llamadas “dedos de mono” te harán sentir como en otro planeta, mientras que las paredes escarpadas de las Gargantas del Todrá te sorprenderán por su verticalidad. Esta zona es muy famosa entre los amantes de la escalada, pero también es ideal para practicar el senderismo y hacer excursiones a pie. Además, en las últimas décadas se ha convertido en el escenario de la Titán Desert, una de las pruebas de ciclismo extremo más reconocidas del mundo.

Para que disfrutes de una estancia inolvidable en Ouarzazate, te recomendamos alojarte en el Ksar Ighnda, un hotel boutique de lujo, en el que te sentirás como la estrella de una película.

Los desiertos de Agafay y Erg Chebi

Las dunas del Erg Chebbi pueden alcanzar los 150 metros de alto

Las dunas del Erg Chebbi pueden alcanzar los 150 metros de alto

La belleza hipnótica del desierto del Erg Chebbi se presta a la introspección, pero también es ideal para practicar actividades lúdicas y divertidas. ¿Alguna vez has hecho sandboarding? Deslizarse con una tabla de surf sobre la arena es una experiencia muy divertida, como también lo es subir las dunas a bordo de un quad o de un buggy, como un piloto de rallies. Pero si lo prefieres, también puedes elegir opciones más relajadas para disfrutar de la belleza del Sahara.

Las haimas de lujo del White Camel Acacia de Merzouga

Precisamente, esta zona fue un mar de verdad hace 400 millones de años y la cantidad de vida que quedó sepultada en ella es espectacular. Erfoud es el sueño de todo geólogo, y sus yacimientos de fósiles y sus tiendas y talleres han alcanzado fama mundial.

El desierto de Agafay, muy cerca de Marrakech, es otra buena opción para experimentar la magia del desierto. En vez de arena fina, encontrarás un desierto árido y rocoso, pero también muy evocador. Para explorarlo, te proponemos muchas opciones: puedes optar por hacer rutas senderistas a pie, montar a caballo o hacerlo en quad.

Vista aérea del campamento del White Acacia Agafay

Vista aérea del campamento del White Acacia Agafay

Los alojamientos de The White Camel en AgafayThe Wite Camel Acacia Merzouga en el Erg Chebbi te permitirán disfrutar de noches mágicas y estrelladas en el desierto gracias a sus campamentos de lujo.

Las playas de Essaouira y Dajla 

Essaouira es un lugar ideal para practicar kitesurf

Essaouira es un lugar ideal para practicar kitesurf

En Marruecos, no solo hay arena en el desierto. También hay playas magníficas. Además, pueden ser un lugar ideal para relajarte después de la aventura del desierto y culminar tu viaje a medida a Marruecos.

Essaouira te maravillará por su encanto y por su belleza. Su medina ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y sus magníficas playas han convertido a esta ciudad en uno de los principales lugares turísticos de Marruecos.

Otra a ciudad en auge en la costa marroquí es Dakhla. Además de ser la meca del surf y kitesurf de Marruecos, la ciudad está rodeada por un Parque Nacional con una gran variedad de fauna marina y aves.

2021-09-15T10:07:24+02:00África, Magazine|