Las islas Tuamotu,
los anillos de coral de la
Polinesia Francesa

Las islas de la Polinesia Francesa comparten muchas cosas: una belleza natural que enamora, tesoros de coral y ecosistemas marinos sorprendentes y un exótico legado cultural. Sin embargo, cada archipiélago de este paraíso tiene sus singularidades. En un artículo anterior, ya te contamos las maravillas de las Islas de la Sociedad, el archipiélago más famoso de la Polinesia Francesa. Un poco más al norte, aproximadamente a una hora en avión, encontraremos las islas Tuamotu. Este conjunto de 80 atolones agrupados, cuenta con una población que apenas llega a los 15.000 habitantes, la mayoría de ellos en Rangiroa y Fakarava. Sus preciosas playas, sus palmerales y sus fondos marinos son el principal tesoro de un lugar en el que vivirás una experiencia de naturaleza única.

Laguna de Rangiroa

Laguna de Rangiroa

Desde el cielo, los maravillosos grupos de atolones rodeados de aguas de color turquesa de las islas Tuamotu dibujan una imagen de una belleza increíble.

Lo primero que te llamará la atención es el contraste de paisajes entre los archipiélagos. Mientras que las islas de la Sociedad presentan un relieve montañoso gracias a sus volcanes, las islas Tuamotu son atolones completamente llanos que forman anillos alrededor de las lagunas interiores.

Pescador polinesio en Fakarava

Pescador polinesio en Fakarava

En Big Sur Assessors, creemos que un viaje exclusivo a la Polinesia Francesa debe incluir tanto las islas de la Sociedad como las islas Tuamotu. Por eso hemos hecho una selección de tres experiencias y tres alojamientos únicos en las Islas Tuamotu para que descubras todas las caras del paraíso.

Rangiroa, el segundo atolón más grande del mundo

Pescador polinesio en Fakarava

Pescador polinesio en Fakarava

En Rangiroa, el cielo, el mar y su maravillosa laguna se confunden hasta hacerte perder el sentido de la realidad. Este pequeño y encantador atolón solo tiene tres mil habitantes, que tienen el privilegio de disfrutar a diario de este paraíso.

Aquí podrás saborear la deliciosa gastronomía local, conocer la artesanía polinesia e incluso catar los vinos de uno de los viñedos más remotos del mundo.

Terraza del Miki Miki Bar del Kia Ora Resort

Terraza del Miki Miki Bar del Kia Ora Resort

Te proponemos una excursión de un día completo por la laguna de Rangiroa para descubrir las maravillas de este escenario de ensueño. Visitar un criaderos de tiburones, santuarios de aves endémicas o la posibilidad de bucear con delfines son algunas de las experiencias que vivirás en esta laguna llena de vida y de color.

Como alojamiento, te recomendamos el Kia Ora Spa & Resort. Este maravilloso resort de playa está rodeado por una plantación de cocoteros, a orillas de una preciosa playa de arena blanca.

Sus villas privadas decoradas con muchísimo gusto y su spa, serán ideales para que disfrutes de la paz y de la intimidad de este privilegiado entorno.

Fakarava, una experiencia de naturaleza única

Playas de Fakarava

Playas de Fakarava

Fakarava fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco y sus fondos marinos son unos de los más bonitos del mundo.

El atolón de Fakarava es el segundo más grande de las Islas Tuamotu, pese a tener una superficie de solo 16 kilómetros cuadrados. Esta pequeña joya de nuestro planeta es tan bella como las perlas que aquí se cultivan y sus fondos marinos son espectaculares. El famoso pintor francés Henri Matisse quedó prendado de la maravillosa variedad de azules de Fakarava en su estancia en la Polinesia Francesa. La belleza natural de sus paisajes son una verdadera inyección de vitalidad.

Ponte unas gafas de buceo y unas aletas y sumérgete en unas de las aguas más cristalinas que nunca hayas visto. Al contemplar los arrecifes de coral, bancos de peces de todos los colores posibles, delfines, mantas, rayas e incluso tiburones, descubrirás que hay todo un mundo debajo del mar.

Salón comunitario de la Pensión Raimiti

Salón comunitario de la Pensión Raimiti

Para que tu estancia aquí sea única, exclusiva e inolvidable, te proponemos alojarte en la Pensión Raimiti, donde lo mejor es lo que no tenemos.

Esta pensión familiar apuesta por una experiencia de naturaleza pura y auténtica que hará que te sientas como un verdadero Robinson Crusoe.

Fare Robinson de la Pasión Ramtiti

Fare Robinson de la Pasión Ramtiti

Este singular alojamiento cuenta con todo el encanto polinesio, pero aquí apenas hay cobertura ni aparatos tecnológicos, y la electricidad se genera con fuentes de energía renovable. Te aseguramos que no lo echarás de menos cuando estés en tu bungalow junto a una playa paradisíaca, descanses bajo la sombra de los cocoteros y contemples el firmamento estrellado.

Tikehau, la laguna que sorprendió a Jaques Cousteau

La laguna de Tikehau

La laguna de Tikehau

Después de varios días, disfrutando de las islas Tuamotu, puedes pensar que ya eres inmune a su belleza y que ya nada te va a asombrar. Eso es porque aún no has contemplado la laguna de Tikehau.

La laguna de Tikehau es uno de los principales lugares para hacer submarinismo de la Polinesia Francesa.

La abundancia de vida marina en sus aguas es tal, que incluso el célebre biólogo marino Jaques Cousteau y su equipo afirmaron que en ningún lugar de las islas Tuamotu habían visto tal cantidad de peces.

Estancia del hotel Boutique Ninamu en Tikehau

Estancia del hotel Boutique Ninamu en Tikehau

Para que tu estancia en Tikehau sea lo más placentera posible, te proponemos el Ninamu Resort. Este hotel boutique está situado en un pequeño motu (islote) del que prácticamente podrás disfrutar en exclusiva. La decoración de sus bungalows de madera es un magnífico ejemplo de la belleza de la artesanía polinesia.

Hacer una excursión a bordo de un catamarán, salir a navegar en kayak, practicar paddle surf, aprender las técnicas de pesca polinesias son muchas de las actividades que te ofrece este alojamiento. O simplemente puedes anudar tu hamaca entre dos cocoteros y relajarte contemplando las maravillas que te rodean.

2021-06-15T10:58:14+02:00Magazine, Oceanía|